¿A quien vender tu empresa o sociedad?

No siempre quien acude a nuestra empresa lo hace con la intención de comprar sociedades o bien una empresa, a veces lo hace aquel que lo que desea es todo lo contrario, ya no comprar sino vender.

En este articulo como empresa que oferta la venta de sociedades constituidas e intermedia en la compraventa de empresas te vamos a dar unos cuantos consejos que en nuestra opinión deberías de tener muy en cuenta a la hora de proponer una venta.

Lo principal es entender que si deseas externalizar la venta de tu sociedad o empresa lo más probable es que esto tenga coste para ti.

Bueno, realmente coste siempre va a tener pues la empresa que intermedia siempre se llevara una comisión por la venta, lo que pasa es que cuando de lo que hablamos es de la compraventa de empresas el coste también se da en la contratación.

En la intermediación cuando lo que se vende es una sociedad no hay coste pues la gestión que lleva a cabo la empresa intermediaria no es la misma.

Es en la compraventa de empresas donde lo que se vende es un negocio en funcionamiento, con actividad e incluso con empleados cuando esto se da.

No tiene que hacer la misma gestión la empresa que intermedia en la venta de sociedades limitándose a ofrecer una sociedad de terceros a la venta dentro de su cartera de sociedades que la gestión que hace cuando es una empres lo que ofrece en el mercado.

Para poder ofrecer una sociedad de un tercero a la venta lo que se le pide a este es la siguiente documentación, lo primero demostrar que la sociedad no tiene deudas.

Esto se puede demostrar pero solo en parte pues no hay garantía plena de que cuando se vende una sociedad de terceros la sociedad carezca de deudas (esto explica también el porque se venden a un precio más bajo que las sociedades controladas por nuestra empresa)

Además de pedir esa documentación se comprueba si la sociedad esta al día a nivel tributario, es decir, si tiene todas las cosas presentadas.

Es habitual que una empresa no haya presentado todas las declaraciones que le correspondían siendo esto algo que hay que conocer.

Por último también se piden las cuentas anuales en caso de haberlas presentado el vendedor (sino lo ha hecho tendrá que hacerlo pues en caso contrario y si no lo presenta se encontrara con que tras la compraventa el nuevo administrador no se pueda inscribir en el registro mercantil.

Cuando es una empresa lo que se vende la empresa intermediaria tiene que hacer mucho más, como mínimo tendrá que preparar una dossier de venta para poder presentar la empresa a posibles inversores así como analizar la situación mercantil de la empresa.

Todo esto no lleva un día ni unas pocas horas como en cambio puede hacerse en el anterior caso.

Y claro, lo que tampoco va a hacer una de estas intermediarias es empezar a hacer ese trabajo para que luego su cliente les deje colgados.

Imagínate estar una semana trabajando obteniendo información acerca de la empresa de tu cliente, preparando el dossier de venta para posteriormente poder presentarlo a posibles compradores para que luego el vendedor te diga que ya no le interesa venderla a través tuya.

¿Te dolería verdad que si?

Ante eso la única formula para evitar estas situaciones o de por lo menos reducir la perdida para el negocio es cobrar por llevar a cabo dicha gestión.

Haciendo esto en caso de que luego el vendedor cambie de opinión no habrá perdido la empresa esa semana de trabajo para nada.

Esta forma de operar es común por parte de las empresa dedicadas a esto de manera profesional, no de ahora sino desde hace tiempo.

¿Cual es el problema con el que nos encontramos en la compraventa de empresas?

Pues el de siempre, que hay empresas y personas que no deberían de poder anunciarse como empresas intermediarias cuando realmente no lo son.

Por eso luego es difícil contratar bajo esta forma, algo que hay que asumir en el sector y punto.

Algo que por otro lado nos es indiferente pues lo que es seguro es que nosotros no haríamos todas estas gestiones en la intermediación de una venta sin haber antes cobrado por ello.

La otra opción que te queda es plantear tu mismo llevar a cabo la compraventa de empresa o de la sociedad.

Como ventaja destacar que aquí no hay coste ni en la contratación ni en caso de conseguir la venta de ahí que sea tenida muy en cuenta por parte de algunas personas.

El aspecto negativo es que vosotros como vendedores series los que tendréis que perder tiempo ofreciendo la empresa a terceros así como tendréis que llevar la gestión para lograr la venta.

Quien piense que es algo fácil se equivoca, es más, se pueden perder cientos de horas para lograr la venta de una empresa y a nuestra experiencia nos remitimos.

Influye mucho el tipo de empresa, el momento de la economía y porque no decirlo la suerte.

Así como hay empresas que hemos vendido en poco tiempo las hay también que tras meses hemos estado todavia gestionando su venta.

También hay casos de empresas y sociedades que nunca llegan a venderse siendo esto una posibilidad en el mercado.

Comprar sociedades y Venta Sociedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro × dos =