Quiebra empresas en España

¿Que es la quiebra de empresas en España? ¿Como se gestionan las empresas en quiebra?

¿Cualquiera es capaz de llevar una empresa en una situación de este tipo?

A continuación desde nuestra empresa te vamos a dar nuestra opinión acerca de algunas de las cosas que debes de conocer a la hora de declarar una empresa en quiebra.

Al fin y al cabo la mayoría de los que queréis leer artículos de este tipo es porque os estáis planteando hacerlo.

Lo primero que queremos decir es el hecho de que declarar la empresa en quiebra o en suspensión de pagos debería de ser la última opción.

En el mercado hay otras opciones antes que llegar a una situación de ese tipo.

Desde vender la empresa a algunos de estos negocios dedicados a comprar empresas en crisis (nosotros ese servicio también lo ofertamos) hasta intentar refinanciar la deuda empresarial con tus acreedores.

No será por falta de opciones en el mercado, lo que sucede es que no todos conocen las alternativas que pueden emplear para con ello evitar esa situación.

¿Qué significa la quiebra de una empresa?

Es la situación por la cual una empresa ya no puede hacer frente a sus pagos. Antes se le llamaba quiebra empresarial hoy día a esto se le llama suspensión de pagos pero básicamente quiere decir lo mismo.

Cuando uno llega a esta situación las deudas o el pasivo de la empresa es superior a sus activos, es más, ni puede hacer frente a las deudas a corto plazo de ahí que tenga que intentar encontrar una situación de manera rápida.

¿Tipos de quiebras empresariales?

❶ Quiebra voluntaria: Es aquella en la que el propio empresario es quien hace las gestiones para declararse en tal situación.

Se supone que desde el punto de vista mercantil una sociedad debe de declararse en quiebra cuando se dan una serie de circunstancias (por ejemplo con el capital social de la sociedad).

En caso de que el administrador de la sociedad no llevase a cabo dichas actuaciones podría derivarse responsabilidad contra el por una mala gestión empresarial.

Tampoco es que sea algo que preocupe a la mayoría de empresarios de nuestro país pues cuando el negocio se va a la quiebra la situación económica del administrador es similar a la de la empresa.

No suele haber grandes diferencias entre la situación de la empresa y del administrador de la sociedad.

Si la sociedad va mal los ingresos del administrador suelen ir por el mismo camino de ahí que el final en la práctica no tenga sentido intentar derivar la responsabilidad al administrador de la sociedad.

❷ La quiebra forzada: Es aquella en la que no es el empresario quien presenta la solicitud sino que es alguno de sus acreedores quien lo hace.

Aunque hay empresas que intentan evitar en todo momento la inclusion de su empresa en concurso (previa a la quiebra de la empresa se concursa la misma) hay también deudores a los que les interesa que sea su acreedor quien haga las gestiones por ellos.

¿Por qué?

Pues porque estas gestiones cuestan tiempo y dinero.

Hay empresas con deudas que esperan a que sean sus acreedores quienes les declaren en concurso pues así ahorran dinero.

No obstante ante los continuos cambios en la ley tenemos que decir que ya no se habla acerca de la quiebra de empresas, hay otros términos como es el concurso de acreedores, la suspensión de pagos o incluso la liquidación de empresas.

La quiebra dejo de usarse porque la gente lo asociaba como algo negativo (más de lo que ya es) pudiendo causar problemas a los empresarios que alguna vez hubieran tenido que afrontar una situación de este tipo.

Al hablar de concurso de acreedores esto se ve diferente.

No tiene la misma imagen hablar de una empresa en quiebra o en bancarrota que hablar de una empresa en concurso de acreedores. ¿Verdad que no?

Y en la practica la situación de las empresas es muy parecida, fijaros lo que os digo que aproximadamente más del 90% de las empresas concursadas acaban en liquidación, es decir, que la empresa no puede continuar debido a su situación financiera.

Decir también que aunque se asocia a la quiebra empresarial con el fin de la actividad esto no es cierto.

La función del concurso es la de intentar continuar con la actividad de la empresa, si para ello es necesario proponer quitas a los acreedores para así saldar la deuda es justo lo que harán.

Hay empresas de hecho que aprovechan el concurso de acreedores para con ello salir reforzadas, logran quitas y demás estrategias para volver al mercado sin deuda.

Esto se puede ver como algo bueno o negativo según como se mire (acreedor o deudor) pero lo que es seguro es el hecho de que hay muchas empresas que han conseguido continuar adelante con todo lo que eso significa (puestos de trabajo de los empleados se mantienen) que de otra manera no habría sido posible.

Para terminar diré que si tienes una empresa en quiebra o que reúne las características para poder iniciar el concurso desde Grupo Avanza podemos gestionarte la misma.

Ofrecemos diferentes opciones para empresas en quiebra, no tienes más que ver algunos de los servicios que ofrecemos para comprobar cómo llevamos años en el mercado llevando tanto empresas en crisis como en situaciones de quiebra completa.

Nuestro objetivo siempre es el de intentar minimizar el impacto por la situación empresarial en el antiguo propietario.

Si deseas saber más no tienes más que ponerte en contacto.

Empresas en quiebra y empresas en crisis

Gestionar una empresa con deudas

 Hay veces que quien acude a nosotros no lo hace ni para comprar sociedades limitadas ya creadas, vender una empresa con deudas o incluso una empresa sin deudas (rentabilidad), más bien lo hace para contratar a algún profesional que le gestione una empresa con deudas.

 ¿Qué diferencias hay entre vender una empresa con deudas y buscar la gestión de la empresa en crisis?

 Muy fácil, la venta de la empresa. Mientras que en la venta de la empresa con deudas aquí el vendedor no quiere saber más de la sociedad que vende en el caso de la gestión es algo completamente diferente, aquí el empresario sigue teniendo el control de su empresa pero lo que hace es delegar la gestión de la misma en un profesional.

 Porque seamos realistas, cuando una empresa va bien no hay problemas de ningún tipo, sin embargo gestionar una empresa en crisis no es algo que lo pueda hacer cualquiera.

 Es más, incluso aunque contrates al mejor profesional con experiencia en la compraventa de empresas en crisis puede pasar que luego no consigas ningún resultado positivo.

 Gestionar una empresa en crisis no es fácil, ahora bien si como empresario tienes la oportunidad de poder contratar a alguien con conocimientos es aconsejable que lo hagas.

 ¿Porque creemos esto?

 Lo creemos porque las estadísticas así lo muestran.

Una empresa por muy en crisis que este si está bien gestionada no provocara la responsabilidad de los administradores y gerentes de la sociedad.

Por el contrario cuando el empresario no sabe es muy frecuente que al final los acreedores de la sociedad acaben por derivar la responsabilidad a los socios y gerentes de la misma.

Para evitar estas situaciones lo que hay que hacer es ni más menos que conocer los aspectos mercantiles o por lo menos saber qué hacer en los cobros y pagos de la empresa.

Aunque nosotros desde Avanza solemos escribir artículos de vez en cuanto explicando lo que tenéis que hacer cuando tenéis una empresa con deudas, a nivel de gestión llevarlo a la práctica luego no es fácil.

Es más, vuestro mayor problema no son en si los acreedores sino los plazos. Según ley cuando una empresa tiene deudas y tiene además sin pagar hay una serie de plazos que es donde provoca que los administradores y gerentes de la sociedad puedan ser responsables solidarios por las deudas generadas.

Y aquí da igual si se trata de un acreedor particular, una empresa o incluso el estado, en todos los casos será igual.

En líneas generales cuando una empresa este en situación crítica y el empresario ya no sabe qué hacer suele delegar la gestión administrativa de su empresa en un gestor.

No obstante esto no es suficiente ya que si tienes un gestor que es el encargado de llevarte el aspecto fiscal de tu negocio además de que no tiene porque realizar ese servicio, aunque le pagues para que te gestione todo eso tampoco sabrá como hacer dichas gestiones.

Es de sentido común, de nada sirve externalizar a alguien que no sabe cómo gestionar una empresa en crisis.

Lo habitual delegar en el abogado de la empresa o en el directivo de más confianza cuando a veces lo ideal sería buscar ayuda externa.

Dejar claro también que la gestión ni la compraventa de empresas con deudas son sociedades que en ningún caso vendamos nosotros.

Hay que diferenciar la venta de sociedades limitadas con este servicio completamente independiente.

Comprar sociedades limitadas y Venta Sociedades

Compraventa de empresas con deudas- Comprar Sociedades

¿Puede alguien estar interesado en la compraventa de empresas con deudas? ¿Porque alguien va a querer comprar una sociedad que lo único que tienen son deudas? ¿Cómo se compran? ¿Quiénes son los vendedores potenciales de estas sociedades?

A continuación desde nuestra empresa te vamos a explicar cómo funciona la compraventa de empresas con deudas en el mercado español, el cual todo hay que decir, aunque hay una gran cantidad de demanda para la venta de estas sociedades lo cierto es que hay muy poco comprador profesional a la hora de intermediar o comprar una de estas sociedades.

¿A quién le interesa comprar una empresa con deudas?

Las razones pueden ser diversas, pero lo cierto es que puede haber gente interesada en comprar empresas con deudas. Desde un inversor que lo que hace es comprar una empresa con deudas porque sabe que de esa manera está comprando una empresa a precio de saldo con la que poder trabajar, hasta empresarios que lo que buscan es un beneficio fiscal, otros buscan una empresa con trayectoria e imagen en el mercado…

compraventa empresas con deudas, comprar empresas con deudas, vender empresas con deudas, venta empresa con deudas, ventas activo por pasivo, venta empresa con perdidas, comprar empresas con perdidas

 

Cada uno busca una cosa diferente, lo que está claro es que si el comprador sabe cómo gestionar empresas con deudas (no todo el mundo sabe) hay un porcentaje muy alto de posibilidades que consiga obtener beneficio a través de una de estas sociedades.

Aunque eso depende de la operación de venta. No es lo mismo comprar una sociedad en donde solo hay deudas, no hay actividad productiva en la empresa, no hay activos…es decir, la sociedad solo existe sobre el papel porque lo que es la empresa que albergaba ya no existe, a comprar una empresa que aunque tenga deudas si puede tener una actividad productiva detrás suya, un fondo de comercio y como no activos que puedan hacer interesante su compra.

Eso no quiere decir que no haya compradores dispuestos a comprar sociedades que lo único que tienen son deudas, ahora bien, no tiene nada que ver con lo visto aquí.

(Nosotros no intermediamos en la venta de empresas que solo tengan deudas por ejemplo)

¿Cómo se compran estas empresas con deudas?

Pues de igual manera que se compraría cualquier sociedad ya fuera esta una sociedad inactiva, una empresa rentable…

Lo que se hace es pedir cita en notaria y firmar la compraventa de la empresa en crisis.

¿Qué documentación se suele pedir en estas compraventas?

Hay que tener en cuenta que aunque el comprador esté dispuesto a comprar empresas con deudas este querrá saber el nivel de deudas que tiene la sociedad que pretende comprar, quienes son sus acreedores, porque importes…

Si el comprador no está dispuesto a hacer esto es evidente que no se trata de un comprador profesional pues en ese caso poco sentido tendría el intentar comprar la sociedad.

Lo habitual es pedir cuentas anuales de la empresa así como una relación de ingresos y gastos para ver los posibles problemas de la empresa y donde se puede actuar para hacer de la misma un negocio 100% rentable. Al menos así es como trabajamos nosotros.

Una de nuestras ventajas a diferencia de otros es que también nos  dedicamos a lo que es la compraventa de sociedades inactivas además de la compraventa de empresas con deudas.

También tenemos un departamento financiero, un departamento de cobros así como uno dedicado a la compraventa de deuda con lo que para nosotros es bastante factible hacer rentable una empresa que en el momento de la venta se encuentra en perdidas