Comprar empresa sin dinero

El sueño de todo inversor o comprador interesado en comprar empresas, poder comprar una empresa sin dinero.

¿Quién no ha pensado alguna vez en intentar comprar una empresa sin necesidad de desembolsar ninguna cantidad de dinero?

Puede que quien este fuera del sector de la compraventa de empresas nunca lo haya pensado sin embargo aquellos que se dedican a comprar y vender empresas de manera profesional siempre van en búsqueda de alguna compraventa de este tipo.

Desde nuestra empresa dedicada tanto a la venta de sociedades como a la compraventa de empresas te vamos a explicar algunas de las cuestiones que debes de saber a la hora de querer comprar una empresa sin poner dinero.

Lo primero que no es imposible.

Más de uno nos dice que no es posible comprar empresas sin dinero y no es cierto, nosotros sin ir más lejos hemos llevado unas cuantas compraventas de este tipo sin necesidad de aportar en el momento de la compra dinero para llevar la compra.

No como compradores todo sea dicho pues en las compraventas nos solemos limitar a actuar como intermediarios pero lo hemos visto.

Y no es tan complicado pues formulas además hay muchas para llevar las compraventas de esta manera.

¿Por qué interesa comprar una empresa sin dinero?

¿De verdad tenemos que responder a esta pregunta? Bueno, vamos a hacerlo.

Interesa hacerlo porque de esa manera como comprador consigues dos cosas, por un lado poder comprar una empresa que de otra manera no podrías, sobre todo si no tenias dinero para llevar a cabo la compra por tu cuenta, y en segundo lugar porque con esto nuestra capacidad económica se mantiene intacta pudiendo hacer frente a posibles imprevistos futuros con más facilidad.

Si no pagas por la compra aun teniendo el dinero disponible para hacerlo sigues disponiendo de un dinero el cual más tarde puede hacerle falta a la empresa en cuestión.

Ahora bien, al hablar de la compra de empresas sin dinero en ningún caso estamos diciendo que aquí el vendedor se quede sin cobrar pues no es el caso.

También depende del tipo de compraventa y de la situación del negocio todo sea dicho pero no es lo habitual.

Cuando estamos hablando de la compra de una empresa que no está en concurso ni está en una situación límite la única manera de poder comprar la empresa sin dinero es ofreciendo plazos de pago.

Mediante esta opción el comprador lo que hace es adquirir la empresa sin tener que poner todo el dinero de la compra al momento disponiendo de plazo para poder hacerlo en cómodos plazos.

Es vital que como comprador sepas como negociar un plazo de pago que te permita hacer frente a los pagos previstos pues en caso de impago el vendedor lo tiene muy fácil para recuperar la propiedad de su empresa.

No nos cansaremos de repetirlo, a veces al comprador le puede la prisa y el temor a perder la oportunidad de comprar una empresa sin dinero y acaba poniendo unos plazos a los que no puede hacer frente.

¿Y tras el primer impago sabes lo que ocurre?

Pues que la empresa vuelve a manos de su anterior propietario, si además resulta que ya has pagado parte de la compra ese dinero no será recuperable habiendo perdido la propiedad de la empresa por no haber sabido adecuar los plazos de pago a tus posibilidades financieras.

¿Cómo fijar un buen plazo de pago?

Sabiendo lo que el vendedor está dispuesto a aceptar y a lo que nosotros podemos hacer frente.

Esa es la única manera de poder hacerlo.

Ejemplo, empresa valorada en 100 000€. El vendedor estaría dispuesto a ofrecer plazo de pago que le permita poder mantener unos ingresos fijos y estables.

También está el comprador el cual puede pagar como máximo 10 000€ al año.

¿Plazo de pago de 10 años a 10 000€ cada año en plazos mensuales?

Podría ser una posibilidad aunque también es verdad que para empresas de pequeño tamaño no es habitual coger plazos de pago tan elevados.

En ese sentido lo habitual es que cuanto más valga una empresa mayor sean los plazos de pago escogidos.

Si pretendes comprar una empresa que vale 10 000€ y pretendes pagar en 10 años en seguro que el vendedor dirá no.

Luego tampoco nos podemos olvidar de la compra de todas aquellas empresas que se encuentran en situaciones difíciles (empresas concursadas sin ir más lejos) en donde los compradores pueden conseguir autenticas gangas en el sector empresarial.

No será por falta de oportunidades pues en los últimos cinco años han cerrado miles de empresas, muchas de ellas viables si se sabe llevar de manera correcta.

En cuanto a la posibilidad de comprar empresas en quiebra no es una opción real pues al 99% todas las empresas que se venden bajo esta fórmula se tratan de empresas con deudas sin ningún valor, solo la deuda.

Y claro, comprar una empresa con solo deudas y sin activos es algo que no tiene sentido, más cuando se pretende explotar el negocio.

Comprar sociedades y Venta Sociedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Doce + diecisiete =