Due diligence en la compraventa de negocios

¿Que es la due diligence o diligencia debida? ¿Como se aplica en la compraventa de negocios y empresas?

Esto es lo que queremos tratar hoy, como se emplea la due diligence y porque en todos los procesos de compraventa empresarial suele estar presente sino de una manera de otra.

¿Que es la Due Diligence y para que sirve?

La Due Diligence es el proceso de través del cual se busca información acerca de una empresa que permita la correcta valoración por parte de los compradores interesados en adquirirla.

Digamos que es una investigación formal y responsable de la situación de la empresa de manera que cualquiera interesado en adquirirla pueda saber con exactitud su situación financiera, patrimonial y porque no decirlo también, legal.

Porque en estas gestiones no solo se trata lo que es la situación económica de la empresa, se trata todo aquello que determina valor a la empresa y que de alguna manera puede afectar a su valor.

Es por ello que los temas legales son tenidos también muy en cuenta en este proceso pues puede afectar de manera importante al valor de una empresa.

Se puede resumir por tanto que la Due Diligence lo que busca es conocer la situación del negocio con la ayuda del propietario actual el cual pone todo a disposición de los evaluadores para que puedan analizarla de manera correcta.

¿Como se realiza la Due Diligence en la compraventa de empresas?

Decir también que esta Due Diligence puede ser legal o voluntaria.

No todas se producen por propia voluntad, puede pasar que al propietario de una empresa le obliguen a pasar por dicho proceso por algún motivo (descontentos con algunos socios en un porcentaje alto de las veces)

En el caso de ser voluntaria prácticamente siempre se debe al mismo motivo, a la intención del vendedor de poner a la venta su empresa sabiendo de antemano la necesidad de pasar por una Due Diligence para tener la confianza de los compradores.

Toda esta gestión se suele llevar a través de una empresa externa sin relación con comprador y vendedor siendo los encargados de analizar la situación de la empresa.

Según el tamaño de la empresa se suele externalizar a unas empresas o otras siendo todas ellas consultoras.

Hay consultoras bastantes grandes siendo además las más prestigiosas del sector como pueden ser Price Water House Coopers siendo esta una de las escogidas cuando de lo que hablamos son de grandes empresas.

Una pequeña pyme o incluso una mediana empresa no suelen acudir a este tipo de consultoras para que les realice la Due Diligence debido al alto coste que suelen tener.

Es a otro tipo de consultoras dedicadas a pymes y medianas empresas a las que se suele acudir siendo igualmente validas.

No por cobrar más o menos eres una mejor o una peor consultora, es una cuestión de imagen.

Una pyme por ejemplo que se vaya a vender por varios millones de euros seguramente no necesite acudir a una empresa consultora de este nivel pues por coste no le compensa e igualmente hay consultoras igual de validas y profesionales a la hora de hacer su trabajo.

A estas empresas solo acuden multinacionales y empresas de gran tamaño debido a la gran cantidad de gestiones que hay que hacer.

Durante la gestión la empresa que lleva la Due Diligence trata de fijar de manera objetiva el precio o valor empresarial, el cómo se lleva la transacción así como detecta los posibles riesgos que puedan darse en la compraventa del negocio.

Digamos que no solo se encarga de obtener la información de la empresa de manera que los posibles interesados conozcan con exactitud la situación del negocio sino que además intermedia en la venta.

Sino es evidente que no formaría parte de la mesa de negociación a la hora de hablar de cómo realizar la compraventa.

Porque no sé si lo sabes pero no todas las compraventas se llevan al contado.

Es más, justo esto es lo raro más hoy en día donde la situación empresarial y financiera de muchas personas no es la mejor.

Hoy día no es fácil que los compradores tengan toda la liquidez que necesitan para poder llevar a cabo la compra de ahí que recurran a la financiación o la compra aplazada….

La empresa que lleva la Due Diligence se encarga también de asesorar a los vendedores acerca de los riesgos en la compraventa entre otras cosas.

La Due Diligence se divide en dos fases:

El análisis económico financiero en donde se estudia el aspecto financiero, estados financieros, valor de los activos, actividad, empresas, perspectiva de negocio.
Es el primer apartado y por el cual normalmente los compradores están interesados en adquirir el negocio.

Luego tenemos un segundo apartado que aunque es necesario conocer no es la razón por la cual un comprador se interesa en comprar una empresa.
Hablamos del análisis fiscal, legal, laboral, litigios, aspectos legales, cambios en la ley…

Este segundo punto se ha de conocer pues sino un comprador puede acabar comprando un problema más que otra cosa.

¿Qué opinas ahora de al Due Diligence en el proceso de compraventa de empresas, merece la pena llevarlo?

Compraventa empresas y negocios