Nombres de sociedades limitadas

A la hora de comprar sociedades ya creadas podéis también elegir el nombre para vuestra sociedad.

Lo podéis hacer de dos maneras, podéis elegir entre las sociedades ya creadas por parte de la empresa o podéis cambiar el nombre a la sociedad adquirida.

Ambas gestiones se pueden llevar desde la empresa que ofrece la venta de sociedades sin ningún tipo de problema.

Porque la gente cuando acude al mercado de la venta de sociedades limitadas da por hecho que la sociedad que compra tiene que tener el nombre que ya tiene.

Y no es así, en la misma compraventa de hecho y si el cliente así lo desea se puede modificar el nombre de la sociedad tal como desea el cliente.

En este artículo desde comprarsociedades.es os vamos a explicar paso a paso las gestiones a realizar.

También os vamos a mostrar cómo elegir convenientemente el nombre de vuestra sociedad.

Algo que veréis no es tan fácil como parece.

Incluso a nosotros en la constitución de sociedades para su posterior venta nos cuesta escoger el nombre de las diferentes sociedades.

Cuesta hacerlo porque es bastante fácil escoger un nombre que luego rechace el registro mercantil por ser similar al de alguna empresa ya existente.

Nombre de sociedades limitadas en la constitución

Nada fácil en base a nuestra experiencia al haber miles de razones por las cuales el registrador te puede denegar el certificado negativo del nombre.

Digamos que cuando una persona va a constituir una sociedad limitada lo primero que tiene que hacer es tener el certificado negativo del nombre.

Este certificado se pide en el registro mercantil y básicamente lo que hace es elegir varios nombres que queremos que tenga nuestra sociedad.

Pondremos 5 nombres por orden de importancia  y esperamos a la contestación por parte del registro mercantil.

Si por ejemplo los tres primeros nombres son similares a alguno existente el registrador aprobara el 4 aprobándonos dicha certificación.

En este caso el cuarto nombre escogido será el que finalmente tenga nuestra sociedad.

Lo mejor de todo esto es que para que el registrador deniegue un nombre basta con la que la sociedad tenga un nombre “algo parecido”.

nombres sociedades limitadas

De hecho a nosotros en alguna ocasión nos ha pasado que hemos solicitado un certificado y nos ha salido denegado aun no habiendo desde nuestro punto de vista empresas con nombres parecidos.

Muchas veces la decisión la toma el registrador en base a su opinión no pudiendo en ese sentido oponernos.

Cuando el certificado salga negativo lo que habrá que hacer es pedir de nuevo otros certificados al registro mercantil y esperar a que esta vez salga bien.

El registro mercantil también nos permite poder hacer una consulta previa a pedir el certificado acerca de la elección de los nombres aunque tiene coste.

De normal la gente no suele hacer uso de esta opción, más bien lo que hacen es poner nombres muy raros a sus sociedades.

No es que quieran ponerles nombres raros a sus sociedades sino que es la única manera de que la solicitud salga aprobada.

Por esa razón nuestras sociedades tienen nombres en la mayoría de casos inventados sin ningún significado.

Es la única manera para que en la constitución de sociedades no tengamos que pedir nuevos certificados negativos de nombre.

Si pones un nombre de sociedad tipo “Construcción Madrid sl” o algo por el estilo es seguro que os saldrá denegada.

Hay que tener en cuenta que en España hay cientos de miles de sociedades las cuales ya pasaron en su momento por lo mismo.

En consecuencia así como las primeras lo tuvieron fácil para elegir sus nombres las siguientes lo han ido teniendo cada vez más complicado.

¿Y si no me gusta el nombre de ninguna sociedad en la venta de sociedades?

Es algo que puede darse en el mercado de la venta de sociedades constituidas.

De todas maneras no es una preocupación grande pues la mayoría de las personas que compran este tipo de sociedades les da realmente igual el nombre de la sociedad.

Si por lo que sea te gustaría poder cambiar el nombre de la sociedad es algo que también puedes hacer.

Lo que habrá que hacer aquí es de manera previa a la compra de la sociedad solicitar un nuevo certificado negativo de nombre al registro.

En él se hace constar el interés de cambiar el nombre a la sociedad.

Una vez tenemos el certificado negativo del nombre lo siguiente será acudir a notaria a realizar la compraventa.

Al menos así es como solemos hacerlo nosotros y el resto de empresas dedicadas  la compraventa de sociedades.

No se cambia el nombre de la sociedad un día y luego el siguiente se realiza la compraventa.

Más bien lo que se hace para conseguir un ahorro a nivel de notaria es hacer todo en la misma firma.

Por un lado se vende la sociedad y en la misma fecha se hace constar el cambio de nombre de la sociedad.

Todo se lleva al registro mercantil para ser inscrito y poco más.

Como ves el cambio de nombres en las sociedades limitadas no es tan complicado como puede llegar a parecer.

De hecho si es la empresa que ofrece la venta de sociedades constituidas quien lo hace por nosotros vuestras gestiones como clientes serán cero.

Comprar sociedades y Venta Sociedades

Intermediarios Empresariales ¿Qué aportan?

Como empresa que actúa como intermediaria en la venta de sociedades y empresas te queremos mostrar algunas de las cosas positivas que aportan los intermediarios.

Porque en la compraventa de empresas y sociedades del mismo modo que pasa en otros sectores empresariales los intermediarios están ahí.

Con una diferencia, en un sector como este la labor del intermediario puede ser realmente importante.

Nosotros a la hora de vender empresas lo que hacemos es centrarnos en encontrar compradores.

Y del mismo modo que hacemos nosotros igual lo hacen el resto de empresas que ofrecen este servicio.

En la venta de sociedades constituidas por ejemplo actuamos de ambas formas, por un lado vendemos directamente sociedades inactivas creadas para su venta y también vendemos sociedades de terceros.

La labor del intermediario no solo se limita a la venta de empresas, la compra de sociedades siendo solo eso una escritura sobre papel tiene también su importancia en el mercado.

De hecho esta misma semana escribimos un artículo en donde precisamente hablamos de vender las sociedades de terceros.

A nosotros acuden de vez en cuando personas que quieren vender sus sociedades limitadas a través nuestro.

Nuestra empresa aquí únicamente se limita a intermediar en la venta, es decir, se encarga de hacer las gestiones para que el vendedor consiga vender su sociedad obteniendo un rendimiento económico.

Rendimiento que por otro lado no siempre se consigue, no se hace porque no todas las sociedades se venden al precio que los vendedores desean.

Aquí entra la labor del intermediario empresarial el cual se encarga entre otras cosas de fijar los precios.

¿Qué hace el intermediario en la venta de una sociedad o empresa?

Como el mismo nombre indica su labor es la de intermediar para así lograr la venta de la empresa.

Por supuesto intermedia en base a las condiciones marcadas por los vendedores en la mayoría de ocasiones.

Por ejemplo, un empresario que quiera vender un negocio es él quien pone el precio por el cual desea vender la empresa.

También es el mismo quien establece como quiere cobrar por la venta, aporta la documentación necesaria…

El intermediario realmente solo se limita a coger la documentación aportada por su cliente y poner a la venta la empresa.

Lo que buscara será compradores que estén dispuestos a adquirir la sociedad o negocio en el mejor precio posible.

También tendríamos que diferenciar eso si entre la venta de sociedades y la compraventa de empresas.

Digo que hay que diferenciar porque no es lo mismo vender una sociedad que una empresa.

En la compraventa de empresas son muchas más las gestiones que hay que hacer.

Son cosas muy diferentes, una cosa es la venta de la sociedad y otra muy diferente es la venta de un negocio.

Si lo que se vende es una sociedad no tiene mucha complicación salvo encontrar a los compradores.

Luego es verdad que hay que hacer las gestiones en notaria, registro mercantil y hacienda pero no es algo complicado.

De hecho se suelen delegar estas gestiones en los gestores para que sean ellos quienes hagan esta gestión.

Si somos nosotros los intermediarios somos nosotros los encargados de gestionar todo esto.

Por el contrario si son los vendedores quienes venden la sociedad por su cuenta serán ellos quienes tengan que hacerlo.

Y el tema de la documentación no es en sí lo complicado, lo difícil es encontrar compradores interesados en adquirir las mismas.

 ¿Qué hacen en la compraventa de empresas?

Estas gestiones son mucho más complicadas ya que aquí de lo que estamos hablando es de la venta de una empresa en funcionamiento.

Una empresa que posiblemente en el momento de la venta este activa y en funcionamiento.

No tiene nada que ver un tipo de gestión con otra.

Por eso también los honorarios son completamente distintos.

No es lo mismo empezar a trabajar  teniendo que hacer todas las gestiones que hacen falta en la venta de una empresa que hacerlo en la venta de una sociedad.

Como hemos dicho antes hay que hacer muchas más cosas antes incluso de lograr ningún resultado.

En consecuencia las intermediarias que ofrecen la venta de empresas suelen exigir cobrar a sus clientes por estas gestiones.

Es decir, cobran una parte de sus honorarios nada más se contratan con ellas con el único objetivo de poder ofrecer un servicio de calidad.

Una empresa o intermediaria lo que no puede ni debe de hacer es ponerse a hacer decenas de gestiones pudiendo tardar semanas e incluso meses para después no ver recompensado su trabajo.

Veras a pocas personas y empresas trabajando en la venta de empresas a comisión.

Lo que sí es posible en la compraventa de sociedades no lo es en la compraventa de empresas y negocios.

¿Merece la pena trabajar a través de estos intermediarios?

Depende del tiempo y de tu necesidad del momento.

Lo que está claro es una cosa, a través de las empresas dedicadas de manera profesional a la venta de sociedades es donde al final conseguirás los mejores resultados.

Es cierto que puedes vender la empresa de manera directa pero a cambio no solo tendrás que hacer tú las gestiones sino también buscar comprador.

Y los que conocemos el mercado empresarial sabemos de sobra que esto no es tan fácil como parece, no lo es para nada.

Compraventa empresas y venta sociedades

Compraventa de negocio con pagos no dinerarios

De la misma forma que se puede llevar la compraventa de negocios mediante el pago con dinero también se puede llevar mediante el pago no dinerario.

Si no sabes lo que es esto es un pago en donde el comprador lo que hace es comprar algo pero sin poner dinero, más bien aporta otra cosa a cambio.

La compraventa de una empresa o de cualquier otro bien no tiene porque realizarse solo en dinero.

También se pueden utilizar otra serie de cosas para pagar por ella siempre y cuando la parte vendedora así te lo acepte.

En la compra de negocios es por ejemplo bastante frecuente el pago mediante bienes inmuebles.

El comprador que desea llevar a cabo la compra de la empresa no tiene el dinero que necesita para adquirir la empresa pero en cambio si dispone de propiedades inmobiliarias.

Puede hacer dos cosas, puede poner a la venta el inmueble (puede tardar tiempo en venderlo) para una vez vendido utilizar ese dinero y adquirir el negocio o puede cederle el inmueble.

Si el comprador y vendedor quieren llevar a cabo la compra lo antes posible es prácticamente seguro que estos al final escogerán la opción de la cesión.

Y si lo piensas es lo mismo que la compra con dinero pues de manera previa se le ha dado un valor al inmueble en cuestión.

¿Qué diferencia hay entre cobrar por ejemplo 100 000€ en dinero o hacerlo mediante la entrega de un inmueble valorado en ese precio?

A nivel de importes no hay ninguna diferencia, donde por el contrario si puede existir es con el tema de la liquidez.

Porque aunque el inmueble este tasado en 100 000€ no es lo mismo coger 100 000€ en dinero liquido que hacerlo mediante un inmueble.

La propiedad inmobiliaria es un activo poco líquido, es decir, si quieres convertir ese inmueble en dinero tendrás que ponerlo a la venta pudiendo tardar en venderlo.

Ahora bien, si el vendedor acepta esta fórmula como venta podría ser una opción interesante para cualquier comprador.

De hecho los vendedores que aceptan este tipo de pagos suelen tener mayores posibilidades de vender su negocio que aquellos otros que exigen cobrar en dinero.

En España muchas personas tienen patrimonio pero carecen de liquidez.

En una situación financiera como esta sería aconsejable ofrecer alternativas de pago de manera que los compradores pudieran tener más opciones para adquirir el negocio.

¿Qué tipo de bienes se suelen utilizar para la compra de empresas?

  • Bienes inmuebles: Es de todos los bienes los más habituales y aceptados por parte de los vendedores.

Eso sí, tienen que ser propiedades inmobiliarias que a los vendedores les puedan interesar.

Por ejemplo, si el vendedor vive en Barcelona y le ofreces un inmueble en Zaragoza no creo que le vaya a interesar dicha operación.

Si el inmueble estuviera situado en Barcelona al ser esa su misma ciudad es bastante más probable que fuera aceptar la operación.

Lo ideal es que en la entrega de estos bienes estemos hablando sobre todo de pisos, casas y demás…

Porque del mismo modo que pueden usar estos también pueden los vendedores intentar aportar otros inmuebles como locales comerciales, naves industriales, garajes….

Estas propiedades aunque también tienen un valor son menos aceptadas por parte de los vendedores al no saber muchas veces que hacer con estos bienes.

Un piso siempre lo pueden utilizar ellos mismos, ¿Pero un garaje, una nave industrial?

Aun así al final todo dependerá de los intereses de los vendedores pues al final cada uno es diferente.

  • Vehículos aportados: Es un tipo de bien que aunque menos habitual también suele ser aceptado con frecuencia.

Ahora bien, por el valor que suelen tener estos bienes al final estas operaciones solo se dan en la venta de pequeños negocios o pymes.

Por ejemplo, si un vendedor tiene una empresa  a la venta por la que pide 20 000€ y el comprador le dice de entregar un vehículo valorado en 25 000€ es posible que acepte.

Ahora, esto no es tan fácil ya que el problema de los vehículos es que estos se deprecian con bastante rapidez.

Hoy puedes comprar un vehículo tasado en 25 000€ y dentro de un año valer 20 000€.

Por eso aquellos que puedan aceptar estas operaciones lo hacen con la seguridad de una venta rápida para así cobrarse el dinero.

Es frecuente de hecho que los compradores tengan que aportar algún vehículo tasado por mayor importe que el precio de compra del negocio.

Se hace de esta manera por el tema de la depreciación del bien.

  • Otras empresas: Pues sí, de la misma forma que podemos utilizar otros bienes para adquirir el negocio también podemos usar empresas como forma de pago.

Pero como te puedes imaginar este tipo de entregas ya es mucho más difícil de que el vendedor las acepte ya que normalmente no tiene en mente iniciar una nueva actividad económica.

Si se da el caso de que el vendedor puede estar interesado en alguna empresa que tengamos nuestra puede ser una buena opción el ofrecérsela por el pago del total o parte de la compra.

Estas pues serian las garantías o bienes habituales que los vendedores pueden aceptar.

También habría que tener en cuenta otros bienes como obras de arte, embarcaciones aunque por normal general son menos usados que los vistos en el artículo.

Compraventa de negocios y compraventa de empresas

Vender una empresa de manera directa

De la misma manera que una persona puede contratar a alguna de las muchas intermediarias dedicadas a la venta de empresas de igual modo puede hacer las gestiones por si solo/a.

En este artículo queremos mostrarte tanto las ventajas como los inconvenientes de llevar la gestión por ti solo.

El objetivo como no podía ser de otra forma es que conozcas lo que te aporta cada una para así poder tomar la decisión que más te interese.

Decir también que incluso desde nuestra empresa consideramos que hay muchas operaciones que podrían ser llevadas directamente por los interesados.

Quiero dejarlo claro porque del mismo modo que ofrecemos la compraventa de empresas también aconsejamos la venta directa cuando la situación lo permite.

¿En qué consiste vender una empresa de manera directa?

Consiste en justamente esto, en que eres tu como vendedor del negocio quien se va a encargar de hacer todas las gestiones.

No solo las gestiones de venta con los posibles interesados sino todas las gestiones.

Te lo digo porque es habitual que los vendedores den por hecho que las únicas gestiones que se hacen en la compraventa de empresas son aquellas que se hacen durante la venta y no es así.

Tanto de manera previa a la venta del negocio como de manera posterior tendrán que hacer una serie de gestiones para llevar la operación a buen término.

Aquí la clave es entender el tiempo que tenemos para poder llevar la venta del negocio.

Porque eso es algo que vamos a tener que asumir en caso de querer llevar la venta directa, el tiempo que perderemos con todas estas gestiones.

Y nadie es capaz de saber el tiempo exacto que perderás hasta que vendas la empresa, ni tú ni las empresas dedicadas de manera profesional a vender empresas.

Lo que sí es cierto es que las empresas que se dedican de manera profesional a la compraventa de empresas tardan de media menos tiempo por una cuestión de lógica.

Son estas las que saben dónde y cómo acudir para con ello obtener resultados.

Los vendedores directos es algo que tendrán que ir aprendiendo sobre la marcha.

¿Qué ventajas hay de llevar la venta de manera directa?

  • El coste te lo ahorras: Es la única ventaja que podemos encontrarle a hacer tú mismo las gestiones.

¿Qué otra razón puede haber para llevar tu mismo las gestiones?

Aquí lo que tenemos que valorar es si el ahorro que conseguimos por no externalizar en una de estas intermediarias nos merece o no la pena.

Porque el tiempo lleva asociado un coste.

Si por cada hora que le dedicas a esto estás perdiendo de media unos 100€ puede que no te compense llevar tu mismo la venta del negocio.

No obstante también depende del coste aplicado por estas intermediarias.

De normal para el servicio que hacen no suelen tener un coste alto pero tampoco uno pequeño.

¿Qué coste tiene contratar con una intermediaria dedicada a la compraventa de empresas?

Normalmente este coste tenemos que diferenciarlo entre el coste de contratación y el coste de éxito.

El de contratación es aquel que se origina cuando contratas con la empresa en cuestión.

Una de las cosas más complicadas en la venta de empresas es que veas a uno de estos negocios trabajar a comisión.

Cierto es que a través de la comisión es donde estos profesionales obtienen la mayor parte del beneficio pero también obtienen parte en la contratación.

Es frecuente que estas empresas solo por contratar con ellas te apliquen una serie de costes.

Dicho de otra forma, contratar con estas empresas tiene coste.

Siempre tiene gasto externalizar en un tercero la venta de un negocio con independencia además del resultado conseguido.

A este coste tienes que sumarle la comisión que aplican las intermediarias en caso de éxito.

Si logran vender tu empresa también te cobraran una comisión la cual dependerá siempre del precio de venta.

El porcentaje aplicado se suele aplicar sobre la cantidad a cobrar por parte del vendedor.

La razón principal por la cual muchos vendedores no contratan con estos negocios es no por la comisión sino por el gasto inicial.

Como no hay seguridad de que vayan a conseguir resultados muchos prefieren llevar por si solos la operación.

Inconvenientes de llevar la venta directa del negocio

Aquí pasa algo parecido con el punto anterior, no hay muchos inconvenientes aunque los que hay son de peso.

Exactamente igual que con las ventajas vistas.

Con una diferencia, aquí no encontramos un solo inconveniente sino varios.

El primero de todos es el tiempo que se pierde con una de estas ventas.

No quiero desmotivar a nadie pero una compraventa empresarial puede durar meses fácilmente.

¿Cuántas horas te ves capaz de destinar a la venta de tu negocio?

Y sobre todo, ¿Qué coste estas dispuesto a soportar en todo ese tiempo?

Porque claro, aunque aquí no tienes que pagar a nadie para que te haga la gestión todas esas horas llevan coste.

Cada hora que dediques a la venta de tu negocio será una hora no productiva con lo que estarás perdiendo dinero.

El segundo de los inconvenientes es el relacionado con los conocimientos.

¿Sabes cómo llevar la venta de una empresa?

La documentación a presentar ante los posibles inversores y compradores, las gestiones previas a la venta en notaria…

Lo bueno es que esto lo puedes externalizar en una gestoría (la cual te cobrara por ello) para que lleve las gestiones en la venta.

Excepto la preparación de la documentación la cual si encargas a un tercero también tendrá coste.

Si no sabes cómo hacerlo siempre puedes aprender y hacerlo por ti mismo.

Pero hazlo, intentar vender una empresa sin tener esto elaborado es lo mismo que no hacer nada.

El último inconveniente es el de saber dónde buscar.

Mientras que las empresas que se dedican a la venta de negocios saben dónde  buscar los inversores esto es algo que no creo sepa ningún vendedor.

Importante aclaración, que sepan dónde buscar esto no te asegura la venta.

Puede pasar que presentes la operación y a ningún inversor le genere ningún interés.

Lo mismo les pasa a los profesionales dedicados a vender empresas muchas veces.

Como ves ya es cuestión de cada uno elegir que opción prefiere a la hora de llevar la venta de su negocio.

Compraventa empresas y venta sociedades

Ser inversor en la compraventa de empresas

Como bien sabes ya en la sección de compraventa de empresas desde nuestra empresa aceptamos nuevas colaboraciones de inversores y compradores que están dispuestos adquirir negocios.

En este artículo te vamos a mostrar algunos de los requisitos exigidos así como los pasos a seguir por estos inversores si desean poder trabajar con nuestra empresa.

La colaboración aquí es muy sencilla, nosotros les presentamos operaciones de compra que sean de su interés y ellos compran los negocios.

Todo el mundo sale ganando a través de esta colaboración, los vendedores que acuden a nosotros para que les vendamos su empresa, los compradores que consiguen lo que desean y nosotros que cobramos por todo ello.

Sin embargo aunque pueda parecer fácil empezar a trabajar como inversor en la compra de empresas no es tan fácil como parece.

No lo es porque la experiencia de muchos años nos ha demostrado como no siempre debemos guiarnos por aquello que nos dicen los inversores.

Cuando el inversor con el que estamos tratando no lo conocemos de nada tampoco podemos dar por hecho que todo lo que dice es tal cual.

Porque claro, luego al final somos nosotros los que hemos intermediado en la gestión de venta y si las cosas no salen bien habrá sido en parte culpa nuestra.

Con los inversores nuevos que desean trabajar con nosotros en la compraventa de empresas solemos trabajar de manera diferente al resto.

Tampoco es que haya muchas diferencias pero algunas si hay, a continuación te explicamos los pasos a seguir.

¿Pasos para ser inversor en la compraventa de empresas?

Si quieres ser inversor o comprador de una empresa lo más sencillo tanto en tiempo como en recursos destinados a las operaciones es que trabajes con una empresa intermediaria.

Nosotros en la compraventa de negocios trabajamos de dos maneras, comprando de manera directa e intermediando en otras.

Solo podemos comprar de manera directa un negocio cuando este resulta de nuestro interés, en el resto de casos siempre llevaremos la gestión a través de la intermediación.

Y claro, para poder realizar un buen servicio de intermediación en la venta de negocios hace falta disponer de compradores e inversores dispuestos a realizar estas compras.

Sin esto la intermediaria no puede hacer absolutamente nada siendo una de las razones de por qué es tan importante esto.

En nuestro caso para poder ser inversor y poder recibir operaciones de compra lo primero es regístrarte como inversor.

Es un registro fácil y que solo consta de unas pocas preguntas.

A través de este formulario el cual rellenas conseguimos filtrar a cada inversor de manera que podamos saber en qué tipo de operaciones están interesados.

Por mucho que se diga hay inversores dedicados a la compra de empresas todos ellos suelen buscar compras concretas.

No veras a inversores interesados en llevar cualquier tipo de compra.

Simplemente no lo hay.

Otra cosa son empresas como la nuestra dedicadas de manera profesional a la compraventa de empresas y que si podemos ofertar este servicio.

Podemos hacerlo porque al tener cientos de inversores diferentes dispuestos a llevar estas compras es normal que podamos gestionar casi cualquier venta.

¿Qué información se hace constar en el formulario para ser inversor?

Son preguntas básicas pero que nos ayudan a poder saber el tipo de compra que quieren llevar a cabo.

Por ejemplo una de las preguntas más importantes sino la principal es el importe de dinero que puede llegar a  invertir.

Aquí hay varias opciones, desde aquellos que tienen un pequeño capital para invertir, aquellos otros que pueden realizar una inversión grande y luego están los que compran pero sin pagar nada.

Estos últimos compradores o inversores son aquellos que solemos ver en la compraventa de empresas en crisis y en situaciones similares siendo además inversores que buscan comprar chollos.

Al igual que en el mercado inmobiliario nos podemos encontrar inmuebles a muy bajo precio de la misma forma nos podemos encontrar con empresas que por su situación tengan una situación similar.

Es algo que hemos visto muchas veces en nuestra empresa, negocios en crisis pero que por atravesar una situación delicada a nivel financiero se venden por poco dinero.

Debido al departamento con los que contamos en nuestra empresa este modelo de compraventa lo solemos llevar de manera directa al ser de nuestro interés.

No obstante de igual manera también aceptamos inversores externos con los que colaborar.

Lo bueno de saber qué cantidad máxima de dinero puede invertir cada inversor es que nos permite poder ofertar compras que sabemos pueden realizar.

Intentar vender una empresa cuyo precio de venta es 500 0000€ a un inversor que solo dispone por ejemplo de 100 000€ no tiene sentido.

Al final con todo esto lo que se busca es una única cosa, perder el menor tiempo posible en la gestión de venta con los inversores.

Perdemos menos tiempo nosotros y ellos siendo todo positivo.

¿Se piden referencias en la compraventa de empresas?

Si estamos tratando con alguno de los considerados como inversores profesionales los cuales han llevado muchas otras compraventas si solemos pedir referencias.

Las pedimos porque es con estos inversores con los que al final más estamos colaborando en el día a día.

Como además a estos se les permite poder llevar la compra de diferentes formulas es normal que todo esto se tenga más en cuenta.

Una vez el inversor es aceptado como inversor firma un acuerdo de colaboración con nuestra empresa en la cual se hacen constar honorarios y demás información básica.

A partir de ese momento como empresa que oferta la compraventa de negocios y empresas en España empezaremos a presentarles operaciones de compra según el interés mostrado.

Compraventa empresas y venta negocios